¿Influye la crisis en el deseo sexual?


Pareja

Según algunas teorías las preocupaciones afectan negativamente el deseo sexual.


Tiempo de crisis es sinónimo de tiempo de cambios. Y cuando la crisis económica arrecia, la gente comienza a reducir sus gastos, eliminar de la lista de compras todo aquello que no sea estrictamente necesario, racionar las salidas, en fin… recortar por donde se pueda hasta que pase el temporal.

Consciente e inconscientemente nuestra conducta sufre alteraciones. Y en el ámbito de la intimidad los cambios también se hacen notar. ¿Pero de qué manera nos afecta la incertidumbre económica en el terreno sexual? ¿Aumenta o disminuye nuestro apetito por el sexo?

 Los momentos de estrés pueden despertar sentimientos de atracción, sencillamente, uno está más susceptible
Helen Fisher, de la Universidad Rutgers

Según la profesora Helen Fisher, de la Universidad de Rutgers, en Estados Unidos, el estrés provocado por las preocupaciones en torno al dinero y el temor a quedarnos sin trabajo en particular eleva los niveles de dopamina en el cerebro, una sustancia química asociada con el amor romántico.

“Los momentos de estrés pueden despertar sentimientos de atracción, sencillamente, uno está más susceptible”, dice Fisher.

Como señala Susan Quilliam, experta en relaciones humanas y colaboradora de la BBC, las teorías de Fisher están basadas en un clásico estudio de Dutty y Aron llevado a cabo en 1974, en el que un grupo de hombres demostró sentir una mayor atracción por una mujer guapa cuando se encontraba cruzando un puente peligroso.

Información recogida recientemente -aunque de orden mucho menos académico- añade Quilliam, parece sustentar la proposición de Fisher.

Tienda de productos sexuales

Las ventas en las tiendas de productos sexuales aumentaron tras la crisis.

Sitios para buscar pareja por internet como eHarmony y Match.com reportaron un gran incremento del tráfico -de hasta un 20%- después de que se desató la crisis financiera y las tiendas de productos sexuales desde Ámsterdam hasta Nueva York, pasando por China, han aumentado sus ventas.

Hasta aquí, la teoría parece funcionar: tiene sentido que en momentos en que la gente está agobiada por las preocupaciones financieras busque refugio en la conexión con otro ser humano, o en el placer que provoca el contacto físico con el otro.

Todo lo contrario

 Al final, es más probable que tengan menos ganas de mantener relaciones sexuales al terminar un largo día 
Denise Knowles, Relate

Sin embargo, señala Quilliam, hay quienes argumentan exactamente lo contrario y la explicación también parece extremadamente lógica.

Denise Knowles, terapeuta sexual de la organización Relate, en el Reino Unido, dice que “la incertidumbre económica puede crear ansiedad en la gente”, sobre todo si a esto se le suma la posibilidad perder el empleo y tener que buscar otro, o por ejemplo, trabajar más horas para compensar la pérdida del trabajo de la pareja.

“Al final, es más probable que tengan menos ganas de mantener relaciones sexuales al terminar un largo día”.

Por otra parte, añade Quilliam, la autoestima suele caer en épocas de recesión, particularmente la de aquellos que pierden su fuente de trabajo. Igualmente, disminuye el respeto por la pareja que tiene menos éxito, desde el punto de vista económico.

Sí, pero más tarde

Una teoría que combina de algún modo las dos anteriores es la que propone el sexólogo argentino Doctor Juan Carlos Kusnetzoff, que si bien considera que la crisis económica impacta el sistema psíquico produciendo estrés, y por ende una baja en el deseo sexual, esto ocurre no de manera inmediata sino a más largo plazo

Pareja

Según Kusnetzoff el impacto de la crisis las parejas lo sienten más tarde.

Kusnetzoff lo define como “una moratoria”, es decir, “es raro que el estrés deje heridas de forma inmediata. El estrés se hace sentir con el correr del tiempo, con el correr de los meses y llega hasta tres años posterior al impacto inicial”.

“A medida que pasa el tiempo” añade el experto, “los cambios en el deseo sexual se manifiestan no sólo en la disminución de la frecuencia o de las ganas de tener relaciones sexuales, sino que lo que se va perdiendo es la espontaneidad del deseo”.

Pero el caso es que no solamente los cambios se manifiestan más tarde sino que además, “muchas parejas utilizan la relación sexual como un ansiolítico natural, es decir, tienen relaciones sexuales inclusive más intensas que antes, en un intento natural, casi desesperado -como en la guerra, o la posguerra cuando aumenta muchísimo el índice de nacimientos- porque la angustia hace que intentemos juntarnos con el sexo opuesto para abrazarnos, besarnos y acariciarnos”, señala Kusnetzoff.

 Las mujeres son más sensibles, la mujer es hormono-sensible mientras que el hombre es hormono-resistente. Un susto, un acontecimiento inesperado para una mujer, le atrasa o adelanta la mensturación. En cambio, no ocurre algo similar en el hombre 
Doctor Juan Carlos Kusnetzoff, Sexólogo

Otro aspecto que rescata el experto es que las mujeres y los hombres no se ven afectados de la misma manera.

“Las mujeres son más sensibles, la mujer es hormono-sensible mientras que el hombre es hormono-resistente. Un susto, un acontecimiento inesperado para una mujer, le atrasa o adelanta la menstruación. En cambio, no ocurre algo similar en el hombre”, asegura el experto.

Y eso, “independientemente de si la mujer o el hombre es quien sostiene la economía del hogar”.

Fuente bbcmundo.com

El Látex puede ser tu mejor amigo ¡Compruébalo!


A propósito del día mundial de la lucha contra el VIH-SIDA el preservativo se pone de moda, porque hasta ahora es el único método (y no es 100% seguro) que te protege contra este virus, y otros gérmenes, bacterias e infecciones de transmisión sexual así como embarazos no planeados. Además, de resultar la salida más diplomática cuando no han conversado sobre el status serológico (visita al médico, pruebas, etc) de cada uno.

Bueno, bonito y barato también nos permite lidiar con otros detalles incómodos para muchas de nosotras durante las relaciones sexuales:

Durante la actividad penetrativa incorpora la lubricación que muchas veces se torna escasa producto de los nervios, inadecuada estimulación, problemas hormonales, y otra serie de factores. Una vez que el pene trata de introducirse en vagina o ano vistiendo un preservativo el camino resulta mucho más fluido, placentero y cómodo.

Durante el sexo oral, nada mejor que el condón saborizado, no solo porque enmascara los olores y sabores propios de la zona, que ya es bastante bueno; sino, porque te evita la incómoda discusión sobre higiene personal previa al acto…

También evita el contacto directo de la lengua, boca y garganta con el semen y para muchas este es el empujoncito que les hacía falta para atreverse a dirigir la técnica; y puedes recibir más halagos en tu próxima sesión de sexo oral demostrando que puedes colocar el preservativo con la boca (evita los dientes, empujando el preservativo hasta la base del pene con los labios).

Usar el condón durante el sexo anal es una regla de oro, y aquí sí que no vale la vieja excusa “no siento igual con el condón”… Porque el esfínter es tan estrecho que inclusive con el preservativo puesto se siente toda la estimulación. Ya sabemos que aporta lubricación extra, y cuando se trata de sexo anal nunca está de más; pero también como la mayoría de los lubricantes anales contienen un poco de anestesia cuando se usa el condón se evita que el pene también se “duerma” durante la penetración.

Y si aún tenías dudas, recuerda que usando preservativo es la única forma elegante, segura y bien discreta para evitar manchar el pene durante el sexo anal.

Para la masturbación también puede ser de bastante utilidad el uso de preservativos porque puedes colocar gotas de lubricante (frío o caliente) sobre el pene antes del condón para aumentar las sensaciones durante el masaje, y con esto haces que se aceleré su respuesta sexual; es decir te cansas menos y tu mano lo agradecerá…

Amor Antúnez
Terapeuta especialista en Salud Sexual y Reproductiva
@amorantunez

Fuente erikatipoweb.com

Chicas: cómo disfrutar más cuando recibo sexo oral


El sexo oral es una práctica altamente placentera para muchas chicas, sin embargo algunas mujeres admiten que no suelen disfrutarla particularmente

img_chicas_como_disfrutar_mas_cuando_recibo_sexo_oral_22676_orig

Y es que así como ocurre propiamente con el coito, nuestros niveles de deseo, lo concentradas que estemos en el acto sexual y las capacidades de nuestra pareja de complacernos entran en juego haciendo que el cunilingus sea muy placentero o simplemente regular. Por eso en unComo.com te explicamos cómo disfrutar más cuando recibes sexo oral y hacer que tus encuentros sean realmente excitantes.

PREPÁRATE PARA ESTAR CÓMODA CON EL SEXO ORAL

La higiene en el sexo oral es fundamental. Y muchas veces ocurre que, justo en el momento en el que tu chico quiere practicarte sexo oral, tu sientes que no estás tan aseada como te gustaría.

Esto, de entrada, es un problema porque si tu no estás cómoda sentirás que tu chico tampoco lo está yno disfrutarás para nada de la práctica. Sentirte bien, limpia y dispuesta es muy importante para disfrutar plenamente del sexo oral y realmente hace la diferencia entre un cunilingus inolvidable y uno que no te resulte excitante.

OLVÍDATE DE LAS DISTRACCIONES

Para muchas mujeres que presentan problemas para alcanzar el orgasmo, resulta difícil concentrarse en el sexo. Lo que ocurre fuera de la habitación, las responsabilidades o preocupaciones muchas veces llegan en el momento menos esperado, afectando nuestro placer.

Exactamente lo mismo ocurre con el sexo oral, y es que al ser una estimulación que ocurre en una zona erógena muy concreta, muchas mujeres se distraen, lo que podría comprometer de forma importante el placer. Cuando recibas sexo oral es importante que te concentres en ese momento y en las sensaciones que te está dando.

DÉJATE LLEVAR

Para disfrutar más del sexo oral es muy importante que te dejes llevar y no pienses en nada más que no sea gozar con todo lo que él está haciendo. Lo creas o no a los hombres les encanta hacerle sexo oral a su chica, no solo porque disfrutan explorando la vagina y sus puntos de placer, sino porque les encanta ver y sentir como nos excitamos con esta práctica.

Por eso lo mejor es dejarte llevar por las sensaciones, cerrar los ojos y sentir como la lengua y la boca de tu chico hacen su trabajo para complacerte.

DILE LO QUE TE GUSTA

Si cuando recibes sexo oral hay algo particular que tu pareja hace que te resulta muy placentero, un movimiento, una zona que te excita más que nada ¡dilo! Es importante que tu pareja sepa lo que te gusta para poder estimularte de forma adecuada.

Del mismo modo, cuando algo no te agrada demasiado puedes buscar una nueva forma de placer diciéndole a tu pareja sutilmente “me gusta más de esta otra manera” o “si lo haces un poquito más suave me excito más”. Comunicarse durante el sexo es primordial para disfrutar.

HABLAR DESPUÉS DEL SEXO

Hablar con nuestra pareja de sexo es algo que todos deberíamos de hacer. Y en esas charlas es interesante abordar aquellas cosas que no disfrutas tanto (siempre acompañadas de prácticas que te agradan) porque es la única manera de que ambos sepan cómo es posible disfrutar más de sus encuentros.

Abre tu mente, libérate de tus temores sexuales y disfruta mucho más de intensos encuentros de sexo oral junto a tu chico.

Fuente uncomo.com