¿Cuándo el placer se convierte en dolor?


images (2)
La presencia de dolor antes, durante o al finalizar un contacto sexuales muy frecuente y un gran número de mujeres dejan de lado esta situación diciéndose  “ya pasará”, “no es importante”.

La  coitalgia  se define como  la aparición de dolor durante la relación coital. Para que se considere un  trastorno (disfunción) sexual ha de presentarse de manera crónica, es decir: el dolor aparece con relativa frecuencia y durante amplios períodos de tiempo.´

¡Algo que no sólo está en nuestra cabeza!

images (3)

A nivel orgánico, podemos decir que entre las principales causas del coito doloroso se encuentran las infecciones vaginales, de las vías urinarias, hemorroides, inflamación pélvica crónica, irritaciones causadas  por el material de los anticonceptivos de barrera (preservativos, diafragma, dispositivo intrauterino, espermicidas), desodorantes vaginales, o incluso enfermedades más generales, como diabetes o deficiencia de  estrógenos.

Después  de la menopausia la  lubricación vaginal  disminuye dando  lugar  a  lo que se ha dado en llamar vagina  acartonada, sin embargo, el uso de un  lubricante local generalmente  resuelve  el problema de  la poca lubricación.

dolorKamsymfyse

Entre las principales causas sicológicas tenemos las provenientes de una inadecuada educación de la sexualidad: ansiedad, prejuicios, vergüenza, una autoimagen del área genital degradada, también pueden estar presentes temores o miedos intensos generados por  experiencias traumáticas anteriores e incluso un tiempo insuficiente dedicado a la excitación que impida la adecuada lubricación vaginal, una inadecuada aproximación de la pareja que produzca  vergüenza o enojo ante lo que se pide o se hace.

Lo importante aquí es que este problema no se deje pasar, ya que todas merecemos una vida erótica satisfactoria que nos dé energía y apoye en la consolidación de nuestra imagen sexual, ya que es muy triste que una situación que de entrada es altamente placentera se convierta en fuente de dolor y temor al momento de percibir que se busca una aproximación coital.

fuente sexualidad.salud180.com

Sexo anal para mujeres


El sexo anal para muchas mujeres es una práctica desagradable o un tema tabú del que evitan hablar. Sin embargo, experimentar nuevas posturas y experiencias puede ser de lo más excitante y favorecedor para la pareja. Por otro lado, puede ayudarte a conseguir un nuevo nivel de intimidad con tu chico
trasero

La zona anal está plagada de nervios y es una zona erógena importante. Por eso las caricias o el roce suelen ser el inicio de un estado de excitación. Se pueden convertir en los preliminares para luego acabar con una relación sexual. Las caricias anales son una buena manera de iniciarse con suavidad en la práctica del sexo anal. Siempre que las caricias se hagan con delicadeza no tiene por qué doler.

La higiene es básica. La proximidad del ano y del clítoris y las caricias entre los miembros de la pareja pueden provocar una propagación de bacterias. Para ello te recomendamos que antes de empezar la relación te laves bien con agua y jabón e incluso te hagas una lavativa para poder eliminar cualquier resto que pudiera quedar.En la penetración anal podemos ayudarnos de juguetes eróticos: vibradores, perlas anales, plugs, penes vibradores…Puede ser de diferentes y originales formas. Estos juguetes estimulan las terminaciones nerviosas del ano y el movimiento dentro-fuera del coito anal puede llevar al orgasmo. Este tipo de penetración produce una sensación nueva y el primer reflejo es contraerse. El movimiento dentro-fuera puede ser doloroso si se hace con violencia o profundidad.

Es importante  lubricar en abundancia cuando se utilicen juguetes. El coito anal es tres veces más peligroso que las relaciones vaginales en lo que a la transmisión de enfermedades infecciosas se refiere ya que la zona está directamente en contacto con las bacterias del recto. Es importante limpiar bien los juguetes antes y después de utilizarlos, sobre todo si se utilizan primero en la zona anal y después en la vaginal.

A la penetración de los dedos en el interior del ano se le llama Analdigitus. Es una práctica extendida en la masturbación femenina, se suele complementar con las caricias anales que estimulan dicha zona erógena. Suele ser menos doloroso que con el pene o los juguetes sexuales. Las caricias que se dan previamente hacen que la zona se relaje, y humedecerla con un lubricante evitará que se irrite.  Es importante tener las manos limpias antes de cada relación, sobre todo en las anales.

La penetración fálica del ano se le denomina Sodomia. Si la pareja se muestra relajada la excitación puede alcanzar el orgasmo. Hemos de usar lubricante para evitar microrroturas y sangrados. Si se hace con delicadeza, no ha de doler.

El Analingus es el contacto oral en la zona anal. Muchas personas  pueden alcanzar el orgasmo  ya que estimulan esta zona sin pasar por la penetración. No es una práctica dolorosa.  La postura más adecuada es la del galgo porque permite acceder a la zona anal con más facilidad. La higiene es primordial por ello te recomendamos que te hagas duchas anales.

Existen  muchos más movimientos que la clásica postura del perrito. Hay que tener en cuenta que este juego es distinto al coito, y requiere algo más de dedicación, preparación y sobretodo de lubricante.

Una vez estés preparada y estés convencida de que te apetece hacerlo, prueba con alguna de estas  posturas para practicar sexo anal:

  • Cucharita: Tu chico se ha de tumbar detrás de ti uniendo las piernas y doblándolas juntos, esto hará que los dos estéis relajados. Así él tendrá acceso a otras partes importantes como el pecho o el clítoris.
  • La montaña mágica: el hombre toma el control, lo hace abrazándote desde detrás. El truco en esta en los cojines que dan forma a esta postura y la hacen cómoda y fácil.
  • El clic: tú estás sentada encima de tu chico, mirándole a la cara, lo cual te permite llevar el control y conseguir la mayor excitación posible; y él tiene acceso directo a tu clítoris. Si te gusta mucho esta postura, prueba a tumbarte hacia atrás arqueando tu espalda para una sensación extra de penetración.
  • El caballo salvaje: Tu chico debe sentarse de piernas cruzadas y recostarse hacia atrás apoyándose con los brazos. Entonces tú tienes que sentarte a horcajadas sobre él. Esta postura te permitirá mucha intimidad con tu pareja y además es también apta para estimular el clítoris.
  • La amazona: Tu chico se ha de sentar en una silla o taburete, tú debes colocarte a horcajadas sobre tu chico. Asegúrate que tus pies y los suyos tocan el suelo, es indispensable para conseguir equilibrio.
  • El ventilador: Tu chico te penetra por detrás, controlando el movimiento y con posibilidad de estimular también con las manos el pecho o la vagina. Puedes apoyarte sobre una silla, en tus rodillas o en el suelo.La canasta: Tu chico te sujeta con las manos, lo cual se agradece porque minimiza el esfuerzo y multiplica el placer. El tendrá acceso directo a tu pecho con su boca…
  • El perrito: Te pones a cuatro patas y tu chico te penetra por detrás de rodillas. La penetración en esta postura, es la mejor para conseguir el orgasmo porque hace que la vagina y los conductos anales se encuentren en mayor proximidad.

Aquí te hemos dejado alguna de las posturas que puedes utilizar para tu iniciación en el sexo anal, hay más pero ya las irás conociendo poco a poco…

SEXO_ANAL_PARA_MUJERES
¿Y tú, con qué postura te quedas? ¡Que empiece el juego!

Fuente sexshopthagson

¡Que no te importe el tamaño! Conoce las mejores posiciones sexuales para cada tipo de pene


pene grande

El tamaño del pene es un tema que nunca deja de crear controversias. Para algunas el tamaño es algo fundamental, mientras que para otras son más importantes otras cosas. Sin embargo, en algo sí estamos todos de acuerdo: No cualquier posición sexual va bien con cualquier tamaño de pene. Por eso, a continuación te presentamos la mejor postura según el porte del susodicho. No te lo pierdas.Los penes pequeños, o los grandes, pueden producir más o menos placer según la posición sexual que se prefiera. Algunas posturas favorecen a los miembros chicos, logrando entregar mayor satisfacción a ambos, mientras que otras posiciones favorecen a los grandes, evitando muchas veces molestias o dolor a la mujer.

Que tenga un micropene o bien un miembroque da miedo, no es motivo para resignarte a no disfrutar del sexo nunca más. Todo es cuestión de que le den con las posiciones correctas. A continuación te las presentamos.

Penes pequeños
Si tiene el pene más bien pequeño, la mejor postura que pueden hacer es la de los “pies al hombro”. En ella la mujer debe recostarse sobre su espalda y el hombre ubicarse hincado frente a ella. La mujer levanta las piernas y las apoya sobre los hombros del chico. Esta posición permite una penetración muy profunda y total control por parte del hombre, por lo que es ideal para penes chicos.

piesalhombre

Penes medianos (El tamaño medio o normal del pene en estado de erección es de unos 15 centímetros de largo y 9-11 centímetros de perímetro).
La mayoría de los hombres tiene un pene de tamaño medio. Acá la postura ideal es la del perrito. Es una postura clásica y fácil de realizar, perfecta para entregar el mayor placer tanto al hombre como a la mujer. Por si no la conoces, la mujer debe apoyarse sobre sus manos y rodillas (como un perro) y el hombre hincado la penetra desde atrás. Es una postura que permite una penetración bastante profunda.

La-posicion-del-perrito

Penes grandes
Los penes grandes son muy cotizados pero también puede causar dolor durante la penetración. Para evitar cualquier molestia, la mejor postura es la de la chica arriba pero al revés, es decir, dándole la espalda a su pareja. El hombre se tumba de espalda y la chica se sienta encima de él, con las piernas flectadas y mirando hacia los pies del chico. Es una posición muy excitante y permite que la mujer tenga el mayor control, regulando ella la profundidad de la penetración.

La-amazona-al-reves diaporama 550

El-columpio diaporama 550

Penes gigantes
Si tu pareja tiene un miembro como sacado de una porno, no te asustes, hay una postura que te permitirá disfrutar sin dolor. Recuéstate sobre tu espalda, tu pareja debe ubicarse frente a ti y poner tus piernas sobre sus hombros. Levanta la parte baja de tu espalda y pega tu cola a los genitales del hombre. Él debe sostener tus muslos y penetrarte según la profundidad que deseas.

La-posicion-de-la-caracola diaporama 550

El-caballo-al-galope diaporama 550

Fuente hoyesnoticia.net