Consejos para tener sexo en la playa


Consejos para tener sexo en la playa

Durante los meses de más calor tener sexo en la playa se convierte en toda una tentación…pero ¿cómo hacerlo sin que sea molesto?

No hay duda de que el agua salada y la arena no son precisamente los mejores amigos de nuestras partes íntimas, pero es posible disfrutar de un encuentro muy pasional en plena playa sin que sea para nada molesto, y aquí te explicamos cómo conseguirlo siguiendo estos consejos.

  • Protégete de la arena ya que puede resultar muy molesta al frotarse contra tu piel en ciertas posturas sexuales. Lo mejor para hacerlo es conseguir una manta o toalla muy grande que permita que ambos estén cómodos y puedan disfrutar de mayor libertad.
  • Tener sexo dentro del mar es una idea tentadora, pero deberás saber dos cosas muy importantes al hacerlo: los condones de látex y el agua no son compatibles, y dentro del mar resulta muy difícil lubricar, por lo que la penetración no es tan placentera. Sin embargo la idea de que puedan ser descubiertos hace todo más excitante, lo que puede conducirlos a un divino orgasmo.
  • Un lubricante íntimo será el aliado perfecto para el sexo en la playa, ya que es probable que no dispongan de todo el tiempo que desean para el coito. El lubricante permitirá que las penetraciones sean mucho más suaves y placenteras.
  • No escatimen en jugueteos sexuales. Masturbarse mutuamente con disimulo  o estimular sus zonas erógenas mientras están en el agua o fuera de ella, puede ser muy divertido y  además los ayudará a aumentar la excitación para que cuando llegue el momento de penetrar lo disfruten al máximo.
  • Recuerden que aunque tener sexo en la playa a plena luz del día es muy tentador, si no están en una playa solitaria lo mejor es esperar a que la gente se marche, de lo contrario corren el riesgo de que alguien los descubra y los haga pasar un mal rato.

Otra alternativa es comenzar con jugueteos en la playa y acabar con un encuentro divino y pasional en casa, para poder hacerlo como te apetece sin ningún riesgo.

Fuente www.tapersexbarcelona.com

Alargamiento del pene – Información y Métodos


Pene

¿Cuál es el tamaño promedio del pene?

L&S.- Según las estadísticas, la medida media de un pene en erección es de 15,64 cm de largo.
Basándonos en esa media, podemos establecer que más o menos el 28% de los hombres tienen un pene más pequeño de lo normal y un 23% alcanzan las envidiadas tallas XXL. Si tomamos en cuenta en esa media a todas las razas, hay grandes diferencias entre unas y otras. La diferencia puede estar en la raza como hemos dicho, en la constitución física y eso lógicamente afecta a los promedios.

En la práctica, puede variar mucho el concepto de pene pequeño y pene grande. Todo depende de la opinión y experiencia anterior de la pareja, no obstante si se pregunta a cualquier hombre, le dirá que quiere tener un pene más grande que el que tiene. El hombre piensa que la mujer lo ve como él y no es así. Un hombre puede elegir a una mujer simplemente por el tamaño de sus senos, mientras que una mujer dista mucho de enamorarse por el tamaño de su miembro.

– Pene pequeño (13cm o menos) 28,3% de los hombres
– Pene mediano (14cm-17cm) 50,3% de los hombres
– Pene grande (18cm – 20cm) 15,2% de los hombres
– Pene enorme (22cm o mas) 6,2% de los hombres

¿Cómo medir el pene?

Con una regla de medir, póngala sobre su pene y apriete hacia dentro. Verá que bajo lo que parece la base sigue habiendo pene. Tome las medidas desde la base hasta la punta. Eso mide su pene.

Para medir la circunferencia, debe usar una cinta flexible (como las de las modistas), o un hilo, que posteriormente medirá en la regla rígida. La medida de la circunferencia debe medirla en la mitad delpene.

¿Hay métodos para agrandar el pene?

El hombre, desde sus orígenes ha intentado agrandar y alargar su órgano sexual y el método más antiguo y que aún practican algunas tribus consiste en atar al miembro un hilo y colgar en al otro extremo, piedras pesadas con el fin de que estas estiren del pene y así conseguir su alargamiento.

Desde que el hombre existe, siempre ha buscado tener un pene grande, pero hay que dejar muy claro que este método, aunque sí pudiera tener algún éxito, es tremendamente muy peligroso. No hay que olvidar que el pene es un órgano muy delicado y lleno de vasos sanguíneos que se pueden dañar, al igual que el nervio dorsal y lo peor es que esto puede causar impotencia, infección y hasta la amputación del pene porque la circulación se ha quedado cortada durante un cierto tiempo.

Este método no es en absoluto recomendable sobre todo por los efectos adversos que puede causar.

¿Qué métodos para alargar el pene son seguros y dan resultados?

Uno de los métodos que realmente han dado buenos resultado son los masajes y ejercicios. El método de alargamiento de pene mediante ejercicios, se basa en una antigua técnica árabe que con en un patrón de ejercicios a lo largo de la longitud del pene desde la base a la punta por largos períodos. Estas técnicas se han ido perfeccionando hasta llegar a nuestros días como ejercicios seguros y un método eficaz de alargar el tamaño del pene.

Lo que determina el tamaño del pene es la forma que tiene por dentro. Una erección proviene de la sangre que llega a esta zona en el momento de estar excitado, se acumula principalmente en los cuerpos cavernosos, estos son los que determinan el tamaño del pene, ya que son en ellos donde se encuentra el 90% de dicha sangre cuando se alcanza una erección. Si se realizan de forma periódica estos ejercicios, llega a aumentar gradualmente el tamaño de los cuerpos cavernosos que a su vez aumenta la capacidad de llenado de sangre, lo que hace que alcancen un mayor volumen de llenado y por lo tanto se aumenta considerablemente el tamaño del diámetro y longitud del pene.

Por lo general los anunciantes de este método, aseguran que en un mes el pene habrá aumentado tanto su longitud en estado de erección y fláccido.

Como todo, este método tiene sus detractores y estos aseguran que el pene no se puede agrandar con ejercicios, porque el pene carece de músculos, cosa que es verdad a medias. El pene tiene un tipo de músculo que nada tiene que ver con los músculos que conocemos. Aún así, estos ejercicios no son para agrandar, o hacer crecer un tipo de musculatura, sino que se fundamentan en estimular el riego sanguíneo y al estiramiento de los tejidos que responderán de forma gradual y prolongada consiguiendo que se adapten a la forma que se les está indicando con el continuo masaje.

La propia morfología del pene, carente de hueso, o cartílago, hace que el pene sea susceptible de este tipo de estiramiento.

Estos estiramientos tienen además otras ventajas (aparte del propósito inicial de alargamiento deltamaño del pene). Unas investigaciones recientes sobre el propósito de las erecciones nocturnasen los hombres, hacen pensar que son una necesidad biológica para proporcionar a los tejidos internos del pene el suficiente oxígeno para su buen funcionamiento, por consiguiente, si estos ejercicios aumentan el flujo sanguíneo dentro del pene, aumentan su oxigenación y bien podría contribuir a mantener un pene sano y activo durante muchos años.

Hasta el momento el método de ejercicios y el sistema de tracción son los único que podrían recomendarse. También ya se encuentran pastillas elaboradas por científicos (que nada tienen que ver con las ‘pastillas  milagro’ que se vendían antes) que producen un crecimiento del tejido conectivo y por lo tanto sí podría consesguirse un aumento perceptible del pene. Sistemas com  las pesas, la bomba de vacío o el “stretching” no son métodos demasiado ortodoxos y son de dudosos resultados. No podemos aceptarlos, ni recomendarlos.

Fuente lineaysalud.com

¿Influye la crisis en el deseo sexual?


Pareja

Según algunas teorías las preocupaciones afectan negativamente el deseo sexual.


Tiempo de crisis es sinónimo de tiempo de cambios. Y cuando la crisis económica arrecia, la gente comienza a reducir sus gastos, eliminar de la lista de compras todo aquello que no sea estrictamente necesario, racionar las salidas, en fin… recortar por donde se pueda hasta que pase el temporal.

Consciente e inconscientemente nuestra conducta sufre alteraciones. Y en el ámbito de la intimidad los cambios también se hacen notar. ¿Pero de qué manera nos afecta la incertidumbre económica en el terreno sexual? ¿Aumenta o disminuye nuestro apetito por el sexo?

 Los momentos de estrés pueden despertar sentimientos de atracción, sencillamente, uno está más susceptible
Helen Fisher, de la Universidad Rutgers

Según la profesora Helen Fisher, de la Universidad de Rutgers, en Estados Unidos, el estrés provocado por las preocupaciones en torno al dinero y el temor a quedarnos sin trabajo en particular eleva los niveles de dopamina en el cerebro, una sustancia química asociada con el amor romántico.

“Los momentos de estrés pueden despertar sentimientos de atracción, sencillamente, uno está más susceptible”, dice Fisher.

Como señala Susan Quilliam, experta en relaciones humanas y colaboradora de la BBC, las teorías de Fisher están basadas en un clásico estudio de Dutty y Aron llevado a cabo en 1974, en el que un grupo de hombres demostró sentir una mayor atracción por una mujer guapa cuando se encontraba cruzando un puente peligroso.

Información recogida recientemente -aunque de orden mucho menos académico- añade Quilliam, parece sustentar la proposición de Fisher.

Tienda de productos sexuales

Las ventas en las tiendas de productos sexuales aumentaron tras la crisis.

Sitios para buscar pareja por internet como eHarmony y Match.com reportaron un gran incremento del tráfico -de hasta un 20%- después de que se desató la crisis financiera y las tiendas de productos sexuales desde Ámsterdam hasta Nueva York, pasando por China, han aumentado sus ventas.

Hasta aquí, la teoría parece funcionar: tiene sentido que en momentos en que la gente está agobiada por las preocupaciones financieras busque refugio en la conexión con otro ser humano, o en el placer que provoca el contacto físico con el otro.

Todo lo contrario

 Al final, es más probable que tengan menos ganas de mantener relaciones sexuales al terminar un largo día 
Denise Knowles, Relate

Sin embargo, señala Quilliam, hay quienes argumentan exactamente lo contrario y la explicación también parece extremadamente lógica.

Denise Knowles, terapeuta sexual de la organización Relate, en el Reino Unido, dice que “la incertidumbre económica puede crear ansiedad en la gente”, sobre todo si a esto se le suma la posibilidad perder el empleo y tener que buscar otro, o por ejemplo, trabajar más horas para compensar la pérdida del trabajo de la pareja.

“Al final, es más probable que tengan menos ganas de mantener relaciones sexuales al terminar un largo día”.

Por otra parte, añade Quilliam, la autoestima suele caer en épocas de recesión, particularmente la de aquellos que pierden su fuente de trabajo. Igualmente, disminuye el respeto por la pareja que tiene menos éxito, desde el punto de vista económico.

Sí, pero más tarde

Una teoría que combina de algún modo las dos anteriores es la que propone el sexólogo argentino Doctor Juan Carlos Kusnetzoff, que si bien considera que la crisis económica impacta el sistema psíquico produciendo estrés, y por ende una baja en el deseo sexual, esto ocurre no de manera inmediata sino a más largo plazo

Pareja

Según Kusnetzoff el impacto de la crisis las parejas lo sienten más tarde.

Kusnetzoff lo define como “una moratoria”, es decir, “es raro que el estrés deje heridas de forma inmediata. El estrés se hace sentir con el correr del tiempo, con el correr de los meses y llega hasta tres años posterior al impacto inicial”.

“A medida que pasa el tiempo” añade el experto, “los cambios en el deseo sexual se manifiestan no sólo en la disminución de la frecuencia o de las ganas de tener relaciones sexuales, sino que lo que se va perdiendo es la espontaneidad del deseo”.

Pero el caso es que no solamente los cambios se manifiestan más tarde sino que además, “muchas parejas utilizan la relación sexual como un ansiolítico natural, es decir, tienen relaciones sexuales inclusive más intensas que antes, en un intento natural, casi desesperado -como en la guerra, o la posguerra cuando aumenta muchísimo el índice de nacimientos- porque la angustia hace que intentemos juntarnos con el sexo opuesto para abrazarnos, besarnos y acariciarnos”, señala Kusnetzoff.

 Las mujeres son más sensibles, la mujer es hormono-sensible mientras que el hombre es hormono-resistente. Un susto, un acontecimiento inesperado para una mujer, le atrasa o adelanta la mensturación. En cambio, no ocurre algo similar en el hombre 
Doctor Juan Carlos Kusnetzoff, Sexólogo

Otro aspecto que rescata el experto es que las mujeres y los hombres no se ven afectados de la misma manera.

“Las mujeres son más sensibles, la mujer es hormono-sensible mientras que el hombre es hormono-resistente. Un susto, un acontecimiento inesperado para una mujer, le atrasa o adelanta la menstruación. En cambio, no ocurre algo similar en el hombre”, asegura el experto.

Y eso, “independientemente de si la mujer o el hombre es quien sostiene la economía del hogar”.

Fuente bbcmundo.com