¿Cuándo el placer se convierte en dolor?


images (2)
La presencia de dolor antes, durante o al finalizar un contacto sexuales muy frecuente y un gran número de mujeres dejan de lado esta situación diciéndose  “ya pasará”, “no es importante”.

La  coitalgia  se define como  la aparición de dolor durante la relación coital. Para que se considere un  trastorno (disfunción) sexual ha de presentarse de manera crónica, es decir: el dolor aparece con relativa frecuencia y durante amplios períodos de tiempo.´

¡Algo que no sólo está en nuestra cabeza!

images (3)

A nivel orgánico, podemos decir que entre las principales causas del coito doloroso se encuentran las infecciones vaginales, de las vías urinarias, hemorroides, inflamación pélvica crónica, irritaciones causadas  por el material de los anticonceptivos de barrera (preservativos, diafragma, dispositivo intrauterino, espermicidas), desodorantes vaginales, o incluso enfermedades más generales, como diabetes o deficiencia de  estrógenos.

Después  de la menopausia la  lubricación vaginal  disminuye dando  lugar  a  lo que se ha dado en llamar vagina  acartonada, sin embargo, el uso de un  lubricante local generalmente  resuelve  el problema de  la poca lubricación.

dolorKamsymfyse

Entre las principales causas sicológicas tenemos las provenientes de una inadecuada educación de la sexualidad: ansiedad, prejuicios, vergüenza, una autoimagen del área genital degradada, también pueden estar presentes temores o miedos intensos generados por  experiencias traumáticas anteriores e incluso un tiempo insuficiente dedicado a la excitación que impida la adecuada lubricación vaginal, una inadecuada aproximación de la pareja que produzca  vergüenza o enojo ante lo que se pide o se hace.

Lo importante aquí es que este problema no se deje pasar, ya que todas merecemos una vida erótica satisfactoria que nos dé energía y apoye en la consolidación de nuestra imagen sexual, ya que es muy triste que una situación que de entrada es altamente placentera se convierta en fuente de dolor y temor al momento de percibir que se busca una aproximación coital.

fuente sexualidad.salud180.com

Cómo funciona la atracción sexual


¿Por qué sentimos atracción sexual hacia alguien, es decir, cuál es el detonante? Los mecanismos de la atracción sexual son un misterio y muy subjetivos para cada uno de nosotros

Cuadro de Eugen de Blaas The Flirtation

Pero va más allá de lo física ya que dicha atracción  surge también a través del bienestar, del olor, y de la confianza que nos inspira alguien.

Los estímulos visuales, el olor de una persona, su voz, su tacto, sus gestos son factores clave a la hora de sentir deseo sexual por alguien. Por lo general, se utiliza la palabra química para eludir a este concepto de atracción sexual cuando dos personas sienten que conectan de alguna manera y, la atracción en este sentido es fundamental.

CÓMO FUNCIONA EL JUEGO DE LA ATRACCIÓN SEXUAL

El físico juega un papel crucial en la atracción sexual y de hecho,  de forma inconsciente, solemos hacer un análisis del rostro ya que la simetría de la cara guarda relación con el atractivo sexual. Una vez que te acercas a la otra persona por esta conexión inicial, el sentido del olfato juega un papel importante y el tono de voz también resulta estimulante a la hora de desencadenar la atracción sexual.

El físico no sólo se refiere al atractivo de una persona. Sus gestos, la forma de expresarse y de moverse también son elementos claves para que pueda surgir una atracción sexual entre dos personas. Del mismo modo, el contacto físico es un detonante más, ya que el tacto, tocar la mano, acariciar la cara, cogerle del brazo, agarrar con firmeza la cintura o dejar rodar los dedos por la espalda,  son clave para suscitar la química.

Por tanto, la atracción física y el deseo hacia una persona son indicios de que se ha establecido el primer contacto visual  y físico con éxito, condicionantes para querer compartir relaciones sexuales con alguien. No obstante, la atracción sexual no garantiza que haya conexión erótica con esta persona ya que igual que pueden funcionar a la perfección en la intimidad, pueden tener gustos diferentes en cuanto a prácticas sexuales, inseguridad o inexperiencia en la cama que hagan caer en saco roto el tonteo previo entre dos personas.

Fuente cosasdesexualidad.com

Hábitos de las parejas felices, según un especialista


pareja_amor462

“¿Qué se necesita para ser feliz en una relación?” es la pregunta que plantea el doctor Mark Goulston, psiquiatra, consultor empresarial, y conferencista internacional, quien propone algunos consejos para mejorar la vida en pareja.

Si bien no existe un secreto mágico para lograrlo, Goulston plantea que su experiencia le ha hecho notar que las parejas más felices suelen tener ciertos hábitos que contribuyen a su bienestar.

1. Van a la cama al mismo tiempo

Según Goulston, las parejas felices suelen resistir a la tentación de ir a acostarse en diferentes momentos. “Van a la cama al mismo tiempo, incluso si uno de los dos se levanta luego para hacer cosas mientras su pareja duerme”, dice, añadiendo que “cuando tocan su piel aún sienten un pequeño hormigueo, a menos que uno o ambos estén tan agotados como para sentirse sexualmente excitados”.

2. Cultivan intereses comunes

Cuando la pasión baja sus niveles, es común que las parejas se den cuenta que tienen pocos intereses en común. Por ello, no hay que restarle importancia a las actividades que pueden desarrollar y disfrutar en conjunto, dice el experto.

“Si los intereses comunes no están presentes, las parejas felices los desarrollan”, señala, recomendando también tener actividades por separado, para que la relación no se vuelva demasiado dependiente.

3. Caminan de la mano o van uno al lado del otro

En lugar de que uno de los dos se vaya quedando atrás porque camina más lento o se detiene a ver algo, Goulston recomienda andar cómodamente al lado de la pareja, y mejor aún si se toman la mano. Si uno quiere parar a observar alguna cosa, es mejor hacerlo juntos, o se pierde el sentido de compañía.

4. Confían y perdonan

En los desacuerdos o discusiones rutinarias que no llegan a resolución, las parejas felices no se desgastan, se perdonan mutuamente y confían el uno en el otro, en lugar de guardar rencor y mantenerse de mala gana en la relación.

5. Se centran más en lo que su pareja hace bien que en lo que hace mal

Si comienzas a buscar cosas malas en tu pareja, siempre encontrarás algo. Si haces lo contrario, es decir, buscas lo bueno, también hallarás cosas. “Todo depende de lo que quieres buscar. Las parejas felices acentúan lo positivo”, dice el experto.

6. Se abrazan al reencontrarse después del trabajo o actividades

“Nuestra piel tiene una memoria de “buenas caricias” (amor), “malas caricias” (abuso) y “sin caricias” (descuido). Las parejas que se saludan con un abrazo mantienen su piel bañada por “buenas caricias”, afirma Mark.

7. Dicen “te amo” y “que tengas un buen día” todas las mañanas

Es una manera de cultivar la paciencia y la tolerancia, pues es una buena forma de empezar un día que depara problemas, dificultades y otras molestias que podrían darse en el trabajo.

8. Dicen “Buenas noches” cada noche, independientemente de cómo se sientan

“Esto le dice a tu pareja que, sin importar lo mal que estás con él o ella, aún quieres estar en la relación. Dice que lo que tú y tu pareja tienen es más grande que cualquier incidente perturbador”, explica el psiquiatra.

9. Llaman o envían un pequeño mensaje a su pareja durante el día

Llamar o enviar un pequeño mensaje preguntando como va el día del otro, es un hábito de las parejas felices, dice Goulston. Ayuda a mantener la complicidad y conexión aún cuando no se ven, y permite estar más en sintonía cuando se ven después del trabajo. Puedes saber si tu pareja está teniendo un día horrible o tuvo un gran logro que pueden compartir cuando se reencuentren.

10. Se sienten orgullosos de estar con su pareja

A las parejas felices les gustan verse juntos y cuando están en público suelen darse la mano, apoyar su mano sobre el hombro, espalda o rodilla del otro, etc. Muestran la conexión que existe entre ellos, a veces sin darse cuenta.

Goulston indica que un hábito es un comportamiento discreto que para transformarse en automático, necesita un poco esfuerzo para mantenerlo y cultivarlo. En este sentido, dice que aquellos que tienen problemas de pareja, pueden seleccionar uno de los puntos señalados y llevarlo a cabo. Además, si en un comienzo no funciona, aconseja no desesperarse y simplemente retomarlo.

Fuente lanacion.com.ve