Sexo anal para mujeres


El sexo anal para muchas mujeres es una práctica desagradable o un tema tabú del que evitan hablar. Sin embargo, experimentar nuevas posturas y experiencias puede ser de lo más excitante y favorecedor para la pareja. Por otro lado, puede ayudarte a conseguir un nuevo nivel de intimidad con tu chico
trasero

La zona anal está plagada de nervios y es una zona erógena importante. Por eso las caricias o el roce suelen ser el inicio de un estado de excitación. Se pueden convertir en los preliminares para luego acabar con una relación sexual. Las caricias anales son una buena manera de iniciarse con suavidad en la práctica del sexo anal. Siempre que las caricias se hagan con delicadeza no tiene por qué doler.

La higiene es básica. La proximidad del ano y del clítoris y las caricias entre los miembros de la pareja pueden provocar una propagación de bacterias. Para ello te recomendamos que antes de empezar la relación te laves bien con agua y jabón e incluso te hagas una lavativa para poder eliminar cualquier resto que pudiera quedar.En la penetración anal podemos ayudarnos de juguetes eróticos: vibradores, perlas anales, plugs, penes vibradores…Puede ser de diferentes y originales formas. Estos juguetes estimulan las terminaciones nerviosas del ano y el movimiento dentro-fuera del coito anal puede llevar al orgasmo. Este tipo de penetración produce una sensación nueva y el primer reflejo es contraerse. El movimiento dentro-fuera puede ser doloroso si se hace con violencia o profundidad.

Es importante  lubricar en abundancia cuando se utilicen juguetes. El coito anal es tres veces más peligroso que las relaciones vaginales en lo que a la transmisión de enfermedades infecciosas se refiere ya que la zona está directamente en contacto con las bacterias del recto. Es importante limpiar bien los juguetes antes y después de utilizarlos, sobre todo si se utilizan primero en la zona anal y después en la vaginal.

A la penetración de los dedos en el interior del ano se le llama Analdigitus. Es una práctica extendida en la masturbación femenina, se suele complementar con las caricias anales que estimulan dicha zona erógena. Suele ser menos doloroso que con el pene o los juguetes sexuales. Las caricias que se dan previamente hacen que la zona se relaje, y humedecerla con un lubricante evitará que se irrite.  Es importante tener las manos limpias antes de cada relación, sobre todo en las anales.

La penetración fálica del ano se le denomina Sodomia. Si la pareja se muestra relajada la excitación puede alcanzar el orgasmo. Hemos de usar lubricante para evitar microrroturas y sangrados. Si se hace con delicadeza, no ha de doler.

El Analingus es el contacto oral en la zona anal. Muchas personas  pueden alcanzar el orgasmo  ya que estimulan esta zona sin pasar por la penetración. No es una práctica dolorosa.  La postura más adecuada es la del galgo porque permite acceder a la zona anal con más facilidad. La higiene es primordial por ello te recomendamos que te hagas duchas anales.

Existen  muchos más movimientos que la clásica postura del perrito. Hay que tener en cuenta que este juego es distinto al coito, y requiere algo más de dedicación, preparación y sobretodo de lubricante.

Una vez estés preparada y estés convencida de que te apetece hacerlo, prueba con alguna de estas  posturas para practicar sexo anal:

  • Cucharita: Tu chico se ha de tumbar detrás de ti uniendo las piernas y doblándolas juntos, esto hará que los dos estéis relajados. Así él tendrá acceso a otras partes importantes como el pecho o el clítoris.
  • La montaña mágica: el hombre toma el control, lo hace abrazándote desde detrás. El truco en esta en los cojines que dan forma a esta postura y la hacen cómoda y fácil.
  • El clic: tú estás sentada encima de tu chico, mirándole a la cara, lo cual te permite llevar el control y conseguir la mayor excitación posible; y él tiene acceso directo a tu clítoris. Si te gusta mucho esta postura, prueba a tumbarte hacia atrás arqueando tu espalda para una sensación extra de penetración.
  • El caballo salvaje: Tu chico debe sentarse de piernas cruzadas y recostarse hacia atrás apoyándose con los brazos. Entonces tú tienes que sentarte a horcajadas sobre él. Esta postura te permitirá mucha intimidad con tu pareja y además es también apta para estimular el clítoris.
  • La amazona: Tu chico se ha de sentar en una silla o taburete, tú debes colocarte a horcajadas sobre tu chico. Asegúrate que tus pies y los suyos tocan el suelo, es indispensable para conseguir equilibrio.
  • El ventilador: Tu chico te penetra por detrás, controlando el movimiento y con posibilidad de estimular también con las manos el pecho o la vagina. Puedes apoyarte sobre una silla, en tus rodillas o en el suelo.La canasta: Tu chico te sujeta con las manos, lo cual se agradece porque minimiza el esfuerzo y multiplica el placer. El tendrá acceso directo a tu pecho con su boca…
  • El perrito: Te pones a cuatro patas y tu chico te penetra por detrás de rodillas. La penetración en esta postura, es la mejor para conseguir el orgasmo porque hace que la vagina y los conductos anales se encuentren en mayor proximidad.

Aquí te hemos dejado alguna de las posturas que puedes utilizar para tu iniciación en el sexo anal, hay más pero ya las irás conociendo poco a poco…

SEXO_ANAL_PARA_MUJERES
¿Y tú, con qué postura te quedas? ¡Que empiece el juego!

Fuente sexshopthagson

El Látex puede ser tu mejor amigo ¡Compruébalo!


A propósito del día mundial de la lucha contra el VIH-SIDA el preservativo se pone de moda, porque hasta ahora es el único método (y no es 100% seguro) que te protege contra este virus, y otros gérmenes, bacterias e infecciones de transmisión sexual así como embarazos no planeados. Además, de resultar la salida más diplomática cuando no han conversado sobre el status serológico (visita al médico, pruebas, etc) de cada uno.

Bueno, bonito y barato también nos permite lidiar con otros detalles incómodos para muchas de nosotras durante las relaciones sexuales:

Durante la actividad penetrativa incorpora la lubricación que muchas veces se torna escasa producto de los nervios, inadecuada estimulación, problemas hormonales, y otra serie de factores. Una vez que el pene trata de introducirse en vagina o ano vistiendo un preservativo el camino resulta mucho más fluido, placentero y cómodo.

Durante el sexo oral, nada mejor que el condón saborizado, no solo porque enmascara los olores y sabores propios de la zona, que ya es bastante bueno; sino, porque te evita la incómoda discusión sobre higiene personal previa al acto…

También evita el contacto directo de la lengua, boca y garganta con el semen y para muchas este es el empujoncito que les hacía falta para atreverse a dirigir la técnica; y puedes recibir más halagos en tu próxima sesión de sexo oral demostrando que puedes colocar el preservativo con la boca (evita los dientes, empujando el preservativo hasta la base del pene con los labios).

Usar el condón durante el sexo anal es una regla de oro, y aquí sí que no vale la vieja excusa “no siento igual con el condón”… Porque el esfínter es tan estrecho que inclusive con el preservativo puesto se siente toda la estimulación. Ya sabemos que aporta lubricación extra, y cuando se trata de sexo anal nunca está de más; pero también como la mayoría de los lubricantes anales contienen un poco de anestesia cuando se usa el condón se evita que el pene también se “duerma” durante la penetración.

Y si aún tenías dudas, recuerda que usando preservativo es la única forma elegante, segura y bien discreta para evitar manchar el pene durante el sexo anal.

Para la masturbación también puede ser de bastante utilidad el uso de preservativos porque puedes colocar gotas de lubricante (frío o caliente) sobre el pene antes del condón para aumentar las sensaciones durante el masaje, y con esto haces que se aceleré su respuesta sexual; es decir te cansas menos y tu mano lo agradecerá…

Amor Antúnez
Terapeuta especialista en Salud Sexual y Reproductiva
@amorantunez

Fuente erikatipoweb.com

Cómo funciona la atracción sexual


¿Por qué sentimos atracción sexual hacia alguien, es decir, cuál es el detonante? Los mecanismos de la atracción sexual son un misterio y muy subjetivos para cada uno de nosotros

Cuadro de Eugen de Blaas The Flirtation

Pero va más allá de lo física ya que dicha atracción  surge también a través del bienestar, del olor, y de la confianza que nos inspira alguien.

Los estímulos visuales, el olor de una persona, su voz, su tacto, sus gestos son factores clave a la hora de sentir deseo sexual por alguien. Por lo general, se utiliza la palabra química para eludir a este concepto de atracción sexual cuando dos personas sienten que conectan de alguna manera y, la atracción en este sentido es fundamental.

CÓMO FUNCIONA EL JUEGO DE LA ATRACCIÓN SEXUAL

El físico juega un papel crucial en la atracción sexual y de hecho,  de forma inconsciente, solemos hacer un análisis del rostro ya que la simetría de la cara guarda relación con el atractivo sexual. Una vez que te acercas a la otra persona por esta conexión inicial, el sentido del olfato juega un papel importante y el tono de voz también resulta estimulante a la hora de desencadenar la atracción sexual.

El físico no sólo se refiere al atractivo de una persona. Sus gestos, la forma de expresarse y de moverse también son elementos claves para que pueda surgir una atracción sexual entre dos personas. Del mismo modo, el contacto físico es un detonante más, ya que el tacto, tocar la mano, acariciar la cara, cogerle del brazo, agarrar con firmeza la cintura o dejar rodar los dedos por la espalda,  son clave para suscitar la química.

Por tanto, la atracción física y el deseo hacia una persona son indicios de que se ha establecido el primer contacto visual  y físico con éxito, condicionantes para querer compartir relaciones sexuales con alguien. No obstante, la atracción sexual no garantiza que haya conexión erótica con esta persona ya que igual que pueden funcionar a la perfección en la intimidad, pueden tener gustos diferentes en cuanto a prácticas sexuales, inseguridad o inexperiencia en la cama que hagan caer en saco roto el tonteo previo entre dos personas.

Fuente cosasdesexualidad.com